¿Qué es un Corredor Público?

Un Corredor Público es una persona licenciada en Derecho, quien recibe la habilitación del Gobierno de México a través de la Secretaría de Economía, previo el cumplimiento de los requisitos establecidos en la Ley Federal de Correduría Pública y su Reglamento.

Las y los Corredores Públicos son asesores especializados en la materia comercial, con capacidad y conocimiento para intervenir en todo acto mercantil, entendiendo por tales la más amplia gama de actos jurídicos descritos en el Código de Comercio:

  • Celebración de contratos entre comerciantes,
  • Emisión de títulos de crédito,
  • Constitución, modificación, disolución, fusión, escisión, liquidación de Sociedades Mercantiles,
  • Actividades de Banca Múltiple,
  • Sociedades Anónimas Especiales,
  • Sociedades de Producción Rural,
  • Instituciones de Seguros,
  • Instituciones de Fianzas, entre otras.

 

¿Cuales son los servicios que brinda?

Las y los Corredores Públicos brindan servicios que agilizan y proporcionan seguridad jurídica a las actividades y negocios de empresas, comerciantes y emprendedores. Algunos de estos servicios son:

 

  • Fe Pública
    • Constitución, modificación fusión, escisión, disolución y liquidación de Sociedades Mercantiles.
    • Certificación de Contratos Mercantiles.
    • Formalización de asambleas, minutas, sesiones de consejo o resoluciones de Sociedades Mercantiles.

 

  • Asesoría
    • Planeación Corporativa
    • Inversión Extranjera
    • Estructuración societaria
    • Títulos y Operaciones de crédito
    • Fideicomisos
    • Propiedad Industrial

 

  • Valuación
    • Valuación de inmuebles
    • Valuación de marcas y patentes
    • Valuación de derechos y títulos
    • Valuación de maquinaria y vehículos

 

  • Solución Alternativa de Conflictos
    • Mediación Comercial
    • Arbitraje Comercial

 

¿Qué distingue la función de un Corredor Público?

  • El profesionalismo y efectividad en las funciones que ejecuta, como la fe pública, a través de la cual brinda seguridad y certeza jurídica a los actos en que interviene.

 

  • Para obtener la habilitación como Corredor Público, deben aprobarse rigurosos exámenes de conocimientos teórico-prácticos. La Secretaría de Economía es quien vigila el ejercicio de la Correduría Pública de forma puntual y constante.

 

  • Los instrumentos públicos que expide un Corredor Público en su función como fedatario público, tienen valor probatorio pleno.

 

  • A través de la valuación, no solo determina, estima y cuantifica el valor de bienes, activos y derechos, sino que además este grado de experiencia enriquece su visión y asertividad al brindar asesoría especializada, profesional e imparcial en materia mercantil a comerciantes, empresas, emprendedores y a agentes de comercio en general.

 

  • Fungiendo en la medicación y arbitraje, brinda una perspectiva fundamental en los procesos de negociación y de operaciones comerciales, permite prevenir contingencias y controversias, o de ser el caso, actuar asertivamente en su solución.